Por: Carlos F González Martínez de Velasco

Londres es una ciudad en donde abundan los simbolismos. Caminar por sus calles, o navegar el Támesis y sus afluentes es un paseo por la historia, sus instituciones, pero sobretodo la cultura británica. Conocen el valor histórico de su legado, de sus logros, de sus hombres y mujeres, y saben como comunicarlo al mundo con una estética muy propia. Sabíamos que al hospedar los Juegos Olímpicos realizarían un esfuerzo por reforzar (o dar a conocer) la imagen de un país que fue imperio, que es consciente de su presente y que sabe mirar al futuro, en un momento de estabilidad, algo que sucede en muy pocos países en estos días.

La ceremonia de apertura de unos Juegos Olímpicos genera siempre, gran expectación, difícil olvidar muchas de ellas, a mi en lo personal la de Barcelona me marcó, una ceremonia creativa, en donde los valores fundamentales fueron la fantasía, la magia que se envuelve en una ciudad mediterránea. Una de las grandes incógnitas relacionadas con estas ceremonias normalmente es en relación a la forma en que será el encendido del pebetero olímpico, y quién será el último portador de la antorcha, Londres mantuvo todo en secreto, el pebetero no se apreciaba en ninguna parte, y la lista de posibles portadores finales era larga. Al final de una ceremonia que repasó las aportaciones culturales del Reino Unido al mundo, con una carga fundamental de humanismo más que de tecnología, apareció una lancha que portaba la antorcha, abordo de ella David Beckham, futbolista de toque privilegiado (Manchester United, Real Madrid, Milan) y sex simbol aparecía como uno de los últimos 8,000 portadores de una antorcha que tenía el mismo número de orificios que le permiten respirar para no calentar el metal durante los 400 metros que cada portador recorrió con ella, y que tiene tres puntas, como referencia al número de ocasiones que se han celebrado los olímpicos en esta ciudad.

Al llegar al exterior del nuevo, moderno y considerado el más “sustentable” estadio olímpico -ubicado  en Marshagate Lane (arquitectura de Populous —Yankee Stadium— bajo coordinación de Sir Robert McAlpine) Beckham cedió la antorcha a Sir Steve Redgrave —ganador del oro en remo en 5 olimpiadas consecutivas del 84´al 2000— quién la llevó hacia el interior del estadio que lo recibía con el estruendo de la ovación esperada, más nadie sabía aún en donde se iba a depositar el fuego de Olimpia, y tampoco se consideraba a Sir Redgrave alguien con los méritos (mediáticos por lo menos) como para ser el responsable de ello, los narradores de las distintas televisoras del mundo especulaban al aire sin tener idea que el fuego sería depositado en siete antorchas que portaba un igual número de niños, apenas entrando en su adolescencia, y que fueron elegidos por distintos campeones olímpicos británicos. Las siete antorchas depositaron el fuego sobre 205 pétalos de cobre, cada pétalo representando a un país participante, y fue cada país al desfilar el portador de estos pétalos. Poco a poco un pétalo pasaba el fuego al siguiente —a través de un sofisticado sistema de encendido— , y así consecutivamente hasta que, al estar encendidos todos los pétalos, los tallos de bronce que los sostenían se fueron levantando paulatinamente hasta quedar unidos en una misma y enorme flama.

Los protagonistas del encendido final fueron siete niños, la Gran Bretaña pone en sus manos el futuro, un futuro de colaboración, no de protagonismos, un futuro de cuidado por un mundo que nos empeñamos en dañar, todo después de una ceremonia marcada por la historia con una perspectiva humanista, con música de gran valor.

Como en cada cambio de era, el pueblo inglés deja testimonio de su vanguardia.

“This is our time… When our time came we did it right… London 2012 will see the very best of us.” — Sebastian Coe, velocista olímpico y Presidente del Comité Organizador Londres 2012

 

Fuentes de referencia:

http://www.bbc.co.uk/news/uk-19008471

http://construction.about.com/od/Future-Projects/a/Olympic-Stadium-London-2012-Olympic-Stadium-Summer-Olympics.htm

http://www.montrealgazette.com/sports/2012-summer-games/Schwarcz+London+2012+torch+lighter+brighter+safer/7001452/story.html#ixzz229hGRw00