Imaginemos una historia, una historia que seguramente se repite todos los días de distintas formas y aunque no lo creas tiene que ver con el Marketing Digital

Marketing DigitalMarcela recibe una llamada inesperada, una de sus hijas participa en un concurso de canto de la escuela y en el último ensayo se desmaya. Es martes y son las 11am. En la oficina le espera más de una área que debe cubrir vacante para un puesto de misión crítica para la empresa. Marcela  es directora de “Recursos Humanos” en una empresa no tan pequeña, de esas empresas familiares que crecen y llegan a un tamaño que implica una división de labores y por lo tanto cada vez más gente en la empresa. Marcela no lo piensa, a pesar de la urgencia laboral sale volando de su oficina, avisa a la recepcionista que espera no tardar, que le surgió un problema personal y toma el primer autobús que la va a dejar a dos cuadras de la escuela de su hija.

Marketing Digital
En el trayecto que dura escasos 20 minutos llama a Diego, su jefe, y le informa la situación, Diego la comprende y pregunta si avanzó con cubrir la vacante que requieren para poder habilitar la línea de producción, pero la respuesta es negativa, aún no tiene a nadie, “estoy en ello, hoy debe quedar”. Se angustia, en tres años nunca ha fallado, y la posibilidad de fallar la pone nerviosa. Consulta sus correos y no ve nada de quienes espera recibir información. Se asoma a la ventana para ver porque no avanza el autobús, y ve un accidente, una persona mayor en su bicicleta atropellada por un auto que parece de mensajería.

Nada nuevo, una escena que se repite, pero esta vez tiene prisa. Voltea de manera automática a su teléfono inteligente, actualiza por inercia los correos que apenas hace un minuto ha revisado y ve un correo que en el asunto le dice: “Marcela, tenemos la persona que estás buscando”, ve el nombre del remitente “Talento y Tecnología Humana”, una empresa (que utiliza el marketing digital) que apenas si visitó su sitio web y en donde por curiosidad registró su correo electrónico, lo iba a borrar —Seguro es Spam, pensó—pero le llamo la atención la oportunidad del comunicado. El autobús avanzó. Hace memoria y recuerda que lo único que hizo fue navegar en el sitio en la sección de “vacantes especializadas” y hacer un click rápido en “Mecánicos eléctricos”, y en eso estaba cuando recibió la llamada que le avisaba de su hija.

Marketing DigitalAbre el correo que recibió con su nombre, este es perfectamente legible y encuentra una relación de personas que en base a su CV podrían cubrir el puesto que ella requiere.  Revisa los dos primeros CV que le proponen y se da cuenta que es exactamente lo que necesita, por lo que los llama mientras va caminando las 2 cuadras que la separan de la escuela de su hija. Llama a la compañía a la que les confió su correo electrónico y la comunican con la persona indicada, le hablan de nuevo por su nombre y le mencionan que saben para que empresa trabaja, tramitarán de inmediato las entrevistas en su oficina. Marcela llega a la escuela de su hija, ya se ha repuesto, solo tiene la presión baja, su hija es muy buena en el escenario pero se estresa de más. Cinco horas después Marcela tiene cubierta la vacante y la línea de producción empieza a trabajar, todo gracias a el comunicado de una empresa que hasta esa mañana le era desconocida, gracias al marketing digital.

Marketing Digital

Lo que hay detrás de esta historia lo veremos cada día más, prisas, mucha información menos la que importa, situaciones inesperadas. Pero también veremos a empresas que logran ser oportunas en su comunicación, a través de procesos de marketing digital automatizados, que personalizan no solo a quién dirigen sus comunicados, pero también el contenido de los mismos, y que los presentan de una manera clara para ese dispositivo que es cada día más imprescindible y que es el teléfono móvil, siempre con respeto por el uso de los datos personales de quién confía su información.